Piso o residencia, qué es más barato

¿Piso o residencia? El cuaderno de bitácora de un estudiante sin techo

Vuestros niños no son tan niños. Ya han crecido. Y ahí están: a las puertas de la universidad. Por tanto, no es de extrañar que muchos jóvenes deseen vivir la experiencia universitaria fuera de sus casas. Sin duda, algunos padres les invitan a disfrutar de estos años en otras ciudades de la geografía española, sin embargo no es oro todo lo que parece. Comienza, pues, la ardua tarea de buscar piso, encontrar compañeros, escoger residencia o buscar un colegio mayor.  Si nos quedamos en España, ¿cuál es la opción más económica?

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Habrá que barajar todas las posibilidades y en función de los intereses de cada familia decantarse por aquella que más les convenga. No olvidemos que, en muchas ocasiones, hay razones de otra índole  que pueden tener más peso que las económicas. Por ejemplo las residencias o los colegios mayores, además de que suelen incluir pensión completa o, en su defecto, media pensión,  permitirán que sus hijos se relacionen con otros estudiantes con más facilidad. La desventaja es que estas comodidades, lógicamente, se pagan.

El coste mensual de las residencias oscilan entre los 230 euros, las más económicas, y los 1.400 euros, aquellas con más prestaciones y mejor situadas, según un estudio de Consumer Eroski. Además, Madrid y Barcelona son, como podíamos imaginar,  las ciudades que reúnen los colegios mayores más caros del país. Asimismo, conviene tener en cuenta que, en muchos casos, un buen expediente académico también se tendrá en cuenta. A continuación puede tener lugar una entrevista personal, no obstante nada de esto sucederá si vuestros bolsillos no se permiten desembolsar cada mes una media de aproximadamente 600 euros. De todas formas para conocer en profundidad estos datos que citamos, el siguiente artículo ofrece una ilustrativa muestra de ciudades y precios.

Hasta ahora nos queda pensar en otra opción que simplemente habíamos barajado: los pisos compartidos. Las ventajas que traen consigo este tipo de alojamientos es que los estudiantes no encontrarán horarios ni normas. No obstante la búsqueda de piso es una tarea más compleja y, al mismo tiempo, el presupuesto inicial puede dispararse porque surgen gastos imprevistos: la compra de muebles, instalación de internet y teléfono, etc.  Ni que decir tiene que la familia y el propio estudiante sabrán que los precios del alquiler de un piso varían sustancialmente de una ciudad a otra. Sin embargo, para evitar problemas, mirad con calma las ofertas que se anuncian en páginas como www.pisocompartido.com o www.elidealista.com. En definitiva, ya sea en residencia o en piso, el futuro estudiante hará de su etapa universitaria una experiencia inolvidable.

 

Si necesitas una ayudita extra, en Vivus podemos ofrecerte un préstamo rápido de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas) para poder hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. Es muy sencillo y solo te tomará diez minutos. ¡Apenas hay papeleo!