influencers españoles

Influencers españoles: luces y sombras

Un influencer es aquella persona que posee cierta credibilidad sobre un tema concreto, por ejemplo: moda, deportes o videojuegos. Se han desarrollado a través de diferentes canales sociales como Youtube, Instagram, Pinterest o blogs. Debido a su presencia e influencia en las redes, llegan a convertirse en embajadores de ciertas marcas.

Su principal característica es que cuentan con la confianza de miles de seguidores en redes sociales que creen cualquier cosa que digan. Así, si un influencer escribe acerca de las bondades de las últimas zapatillas de una marca determinada, la repercusión en ventas será casi inmediata.

Los influencers españoles son la evolución de las personas “populares” o “famosas” que siempre han existido. En un día fueron los toreros, luego los futbolistas y ahora, si vas a un colegio y preguntas a los niños que quieren ser de mayor, un gran porcentaje responderá que influencer, dentro de los que se incluyen los youtubers e instagramers.

La principal peculiaridad de los influencer es ofrecer el contenido que demanda un tipo de público concreto que tiene necesidad de él. Normalmente ofrecen opiniones o consejos creando de esta manera reacciones por parte de los usuarios e incluso crear tendencias de consumo.

Los influencers españoles más importantes

Así, por ejemplo, algunos influencers españoles destacados son:

Quizá te interese: Reputación online: cómo ayudar a tu marca personal

Ventajas e inconvenientes de ser influencer

Lo que empezó como un fenómeno novedoso se ha convertido en una profesión para muchas personas. Como todas, tiene sus ventajas, pero también inconvenientes.

Así, las principales ventajas son:

  • Permite poder viajar y conocer ciudades
  • Asistir a eventos y fiestas
  • Disfrutar de muchas oportunidades
  • Disfrutar de muestras de grandes marcas
  • Conseguir fama

Entre las principales desventajas:

  • Es una profesión muy nueva, con gente muy joven que vive de su imagen y la imagen es efímera.
  • Tienen una fama muy rápida y que llega casi de la nada y que puede desaparecer casi repentinamente.
  • Pueden llegar a tener mucha presión para que las marcas les sigan llamando ya que viven de promocionarlas y por cada una de sus fotos pueden llegar a cobrar hasta 10.000 euros. Un ejemplo de esta presión es el trágico suicidio de la influencer Celia Fuentes hace unos meses que ha puesto en duda este fenómeno, bajo la afirmación de que sus vidas no son tan bonitas como creemos.

En este sentido, este fenómeno puede aportar mucho, pero también tiene sus sombras y “no es oro todo lo que reluce”.

Quizá te interese: Quiero vender online, ¿qué opciones tengo?