Explicamos el TAE en detalle

¿Qué es la TAE? ¿En qué se utiliza? ¿Para qué sirve?

¿Sabes qué es la Tasa Anual Equivalente o más conocida como TAE? Seguro que has oído hablar de ella en relación a los bancos porque es un término que está al orden del día tanto en el sector bancario como en la prensa.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

No obstante, estar familiarizado con un término no significa, necesariamente, que sepas exactamente qué es. Por ello, en este post vamos a intentar aclararte qué es la TAE, en qué se utiliza y para qué sirve.

Así que vamos a empezar por el principio. La Tasa Anual Equivalente (TAE) es un indicador del rendimiento efectivo de un producto financiero. A grandes rasgos, se diferencia del tipo de interés en que engloba la compensación completa que recibe quien cede temporalmente su dinero a una entidad financiera. Por ejemplo, si inviertes 100 euros en un fondo mensual al 7 % TAE durante un año, al final de ese ejercicio, contarás con 107 euros.

Además del citado tipo de interés, en la TAE se tienen en cuenta otras referencias, tales como las comisiones bancarias, el plazo de la operación y otros gastos.

Por otro lado, también hay algunos gastos que no se incluyen en la TAE. Son los siguientes: los que el cliente puede evitar (como las transferencias de fondos), los relativos a garantías y seguros (excepto las primas que garantizan al banco el reembolso, en determinadas circunstancias) y los abonados a empresas o personas (por ejemplo, impuestos y honorarios notariales).

¿En qué casos se utiliza la TAE?

Como te decíamos anteriormente, la TAE es muy útil para saber qué te ofrece, realmente, un producto financiero. En este sentido, valorarla se ha relevado como algo muy importante en las hipotecas, es decir, los préstamos concedidos para comprar una vivienda y en los que este mismo inmueble se convierte en la garantía de pago. Sin duda, han sido unos de los productos financieros más populares y controvertidos de los últimos tiempos, ya que han estado íntimamente ligados a la crisis económica que ha atravesado España desde 2008.

En la línea de mejorar la transparencia de los productos financieros, la TAE ha de aparecer obligatoriamente tanto en la publicidad como en la documentación de los préstamos y productos de ahorro.

¿Para qué sirve la TAE?

Por ejemplo, en el caso señalado de las hipotecas, sirve para comparar dos de ellas. Es decir, dos préstamos con comisiones y tipos de interés distintos pueden contrastarse, en función de la referencia anual, más allá del periodo de pago de las cuotas. La TAE compara el coste de todas las condiciones, por citar un caso, entre dos hipotecas con comisiones de apertura e intereses distintos.

Como puedes ver, la Tasa Anual Equivalente está muy presente en nuestra vida diaria y por tanto tenemos que entenderla lo mejor posible para no llevarnos sorpresas. ¿Consideras que el post te ha ayudado?