inflacion

¿Por qué es mala la inflación?

En cada país y momento existe un determinado nivel de precios para los bienes y los servicios que circulan por su economía. Pero este nivel de precios puede aumentar. Si lo hace de forma generalizada y continua, estamos ante inflación.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

El objetivo del Banco Central Europeo es que la tasa de inflación ronde el 2 %. Sin embargo, según informa el Instituto Nacional de Estadística, la inflación el año pasado fue del 0 %, es decir, no existió. ¿Deberíamos preocuparnos?

En nuestra opinión la inflación no es buena y son varios los grupos de personas que se ven perjudicados por ella. Los más significativos son los siguientes:

  • Pensionistas. Normalmente la actualización de las pensiones que efectúa y paga el sector público suele estar por debajo del coste real de la vida, por lo que si hay inflación, pierden poder adquisitivo.
  • Trabajadores. En los casos en que el sueldo de los trabajadores no suba al mismo ritmo que la inflación, los trabajadores tendrán que trabajar más horas para poder consumir lo mismo que antes de la subida.
  • Ahorradores. Las personas que prestaron dinero en un momento dado verán disminuida su recompensa por haber renunciado a consumir en el momento en que prestaron el dinero, pues cuando le devuelvan el principal del préstamo más los intereses, la cantidad de bienes que podrán consumir será menor.
  • Empresas exportadoras. Al subir los precios de los productos nacionales, nuestras empresas pierden competitividad respecto a las que fabrican en otros países en los que no hay inflación.

Además de esto, hay que tener en cuenta que la inflación se traslada en incertidumbre: si los precios cambian continuamente, dejan de transmitir la información que los consumidores y empresas necesitan para decidir qué y cuánto consumir o producir, respectivamente.

Dicho de otra forma, ante la imposibilidad de predecir qué productos o factores de producción van a verse afectados por las subidas de precios y en qué medida, el número de situaciones en que los resultados no se corresponden con las expectativas va en aumento, lo cual se traduce en que la inseguridad se convierte en el clima dominante, pues cuanto mayor sea la tasa de inflación, mayor será la sensación de inseguridad.

En definitiva, ¿inflación? No, gracias. Los precios cuanto más contenidos y controlados, mejor.

infografía qué es la inflacion