CABECERA_ley de segunda oportunidad

¿Cómo funciona la ley de segunda oportunidad?

En 2015 se aprobó en España la Ley de Segunda Oportunidad, cuyo objetivo es exonerar deudas, aligerar la carga financiera y otras medidas de orden social a personas en graves apuros financieros. Se encuentra regulada por la Ley 25/2015, de 28 de julio, y puedes consultarla en este enlace.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Aún a día de hoy muchas familias y autónomos desconocen que gracias a esta Ley podrían entrar en un proceso concursal equivalente a las bancarrotas de las empresas. Y por ese motivo en este artículo trataremos de arrojar un poco de luz sobre este asunto.

El nombre de esta normativa, Ley de Segunda Oportunidad, no es aleatorio. Con él se pretende dar a entender que cualquier particular o pequeño empresario puede volver a empezar desde cero si su situación financiera es insostenible.

La Ley permite renegociar la forma en que se devolverán las deudas para que la persona afectada pueda hacer frente a sus gastos de vivir. En el caso de que no se llegue a un acuerdo, un juez podría cancelarla o exonerar de la misma al deudor. Si este es un particular se resolverá en los juzgados de Primera Instancia, mientras que si es un empresario se hará por la vía mercantil.

¿QUÉ REQUISITOS DEBE CUMPLIR UNA PERSONA PARA BENEFICIARSE DE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD?

Cualquier particular o autónomo puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad siempre y cuando cumpla dos requisitos:

1º. Acreditar que no puede hacer frente a sus deudas.

Hay que demostrar que se ha liquidado todo el patrimonio en el concurso y que se ha pagado todo lo posible a los deudores. En otras palabras, el solicitante no puede tener ni dinero ni activos para afrontar sus deudas.

2º. Demostrar que ha existido buena fe.

Este punto es bastante polémico porque puede dar lugar a dobles interpretaciones. Se considerará que el deudor ha obrado de buena fe si:

  • Ha negociado e intentado lograr un acuerdo con los acreedores de la deuda antes de iniciar el concurso.
  • No ha provocado de forma voluntaria su situación de insolvencia para acogerse a esta Ley. Es decir, si no ha sido declarado culpable en el concurso.
  • No se ha acogido a esta misma Ley en los diez años anteriores.
  • No ha cometido delitos de tipo económico de ningún tipo.
  • No ha rechazado un trabajo “adecuado a su capacidad”.

La conclusión es que el particular o autónomo que cumpla estas premisas y quiera acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad debería primero intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con el acreedor.

Solo si la vía de la negociación falla debe recurrir a esta medida tan drástica. Eso sí, ha de tener claro que el proceso es lento y puede llegar a ser costoso, ya que será necesario contratar un abogado.

¿QUÉ DEUDAS SE PUEDEN CANCELAR?

Esta Ley permite cancelar la deuda que queda pendiente tras una subasta y tras la ejecución de un inmueble. Las que no se pueden cancelar son las deudas contraídas con la Seguridad Social o con la Agencia Tributaria.

Por ejemplo, en el caso de una hipoteca, si la deuda es de 150.000 euros y el banco ejecuta el inmueble y lo subasta por 100.000, la Ley de Segunda Oportunidad podría cancelar los 50.000 euros de deuda que le quedan al deudor.

 

¿Buscas un préstamo sin aval?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!