supermercado

Errores típicos que cometemos en el supermercado

Casi con toda seguridad, el supermercado es el establecimiento comercial en el que más dinero gastamos cada mes. Por esta razón, no está de más repasar algunos trucos para evitar comprar sin acierto, lo cual termina afectando no sólo a nuestro bolsillo, sino también a nuestra salud. Estos son los errores típicos que cometemos en el supermercado:

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

supermercado

  1. Ir con hambre. Es el error más común. Si vamos con hambre a hacer la compra todo nos parecerá poco y terminamos comprando productos que no necesitamos para nada. Tampoco es recomendable ir con el estómago lleno justo por el motivo contrario: no nos apetecerá comprar nada y al final tendremos que volver al supermercado otro día a comprar lo que no compramos en su momento.
  2. No llevar una lista de la compra preparada. Con la lista de la compra bien estudiada desde casa solo compraremos lo que necesitamos. Será una compra muy racional. Por el contrario, si vamos sin lista dando un paseo por los pasillos del supermercado, al final llenaremos el carro de productos que realmente no nos son necesarios.
  3. Dejarnos engañar por las ofertas y por las campañas de marketing. Cierto es que una oferta puede ayudarnos a ahorrar dinero, pero también puede provocar el efecto contrario: comprar de más. Hay que ser muy cuidadosos para no caer en la trampa comercial de comprar algo que no necesitamos simplemente porque está más barato.
  4. Hacer toda la compra en el mismo sitio. De un supermercado a otro puede haber grandes diferencias de precios según qué productos. Sin embargo, solemos no complicarnos la vida y hacer la compra al completo en el mismo supermercado, cuando lo inteligente sería diversificarla dicha compra en varios establecimientos: por ejemplo, quizás nos resulte más rentable comprar la carne y la fruta en un súper y los productos de limpieza en otro.
  5. Abusar de platos preparados o precocinados. Comprar este tipo de productos es ir a lo fácil y rápido de cocinar, pero también a caro y poco saludable. Unas verduras frescas siempre serán más saludables que unas precocinadas y además podremos congelar las que nos sobren. Del mismo modo, un pizza hecha por nosotros siempre será más económica y sana que una congelada.
  6. No comprar al corte y a granel. Casi siempre es más barato y sano comprar al corte los productos frescos. Del mismo modo, fijándonos en el precio por kilo de muchos productos y comprando a granel podemos ahorrar un pico importante en nuestra compra.
  7. No repasar el ticket de la compra. Ya no se trata sólo de comprobar que no ha habido un error en caja y nos han pasado un artículo dos veces, sino de analizar cuánto cuesta cada cosa, cuantas promociones hemos aprovechado o si los productos de marca blanca realmente merecen la pena, por ejemplo. Siempre hay que revisar el ticket de la compra y, de ser posible, comparar el de un mes con el del mes anterior.

Con estos trucos ahorrar en el supermercado será mucho más fácil. Si se te ocurre algún error más que debamos evitar al hacer la compra, no dudes en apuntarlo en los comentarios. ¡Estaremos encantados de discutirlo!

 

¿Buscas un préstamo sin papeleos?  En Vivus te ofrecemos un crédito de hasta de hasta 1.000 euros (300 si es la primera vez que lo solicitas). Con nuestros préstamos podrás hacer frente a cualquier imprevisto que te pueda surgir. La solicitud es muy sencilla y rápida: ¡Diez minutos y sin apenas papeleo!