ganar mucho dinero

Existe una 8ª maravilla del mundo: quién la entienda, podrá ganar mucho dinero

Tras este titular que algunos podrían catalogar de alarmantemente sensacionalista se esconde una verdad como un templo para los que quieren ganar mucho dinero.

Existe una octava maravilla en el mundo que podría ayudarte a ganar mucho dinero si eres capaz de ponerla en práctica. No es tangible ni corpórea, sino matemática, y se llama inversión.

Cuando inviertes pones al dinero a trabajar para ti, pero eso ya lo sabes. Existen miles de páginas en internet que explican las bondades de la inversión y, a pesar de ello, mucha gente no termina de creérselo.

El miedo y la desconfianza les nubla la vista y les impide disfrutar de los infinitos beneficios de invertir a edades tempranas.

El ahorro como paso previo para ganar mucho dinero

Como es lógico, para poder invertir antes hay que ser capaz de ahorrar. Si dejas de despilfarrar el dinero y solo compras lo que de verdad necesitas, revisas las tarifas de electricidad, telefonía, gas y buscas alguna pequeña fuente de ingresos pasivos, el ahorro llega solo.

La primera finalidad del ahorro es conceder liquidez para hacer frente a pagos inesperados. El fondo de emergencia es exactamente eso: unos ahorros disponibles para cuando se presente alguna emergencia y haya que usarlos. La rentabilidad de este dinero no importa. Solo importa que podamos usarlo cuando queramos.

Una vez que el fondo de emergencia permita hacer frente a entre cuatro y seis meses de nuestros gastos diarios, no tiene más sentido alimentarlo. Ahora sí, ha llegado la hora de invertir.

La inversión, tu gran aliada

Acceder al mundo de la inversión hoy en día es más fácil que nunca. No necesitas ser un trader experto ni tampoco buscar a un asesor financiero que te cobre altas comisiones por sus servicios. Existen apps para dar los primeros pasos en la inversión con cero complicaciones.

Una persona con poca capacidad de ahorro podría pensar que invertir no tiene sentido para él, que eso es solo para los “ricos”, pero se equivoca. Madre mía si se equivoca… Lo vas a entender con un ejemplo muy sencillo.

Si a los 20 años hubieses empezado a ahorrar e invertir 200 euros al mes, con una rentabilidad anual del 6%, al cumplir 65 años (edad antigua de jubilación) tendrías más de medio millón de euros ahorrado.

Si en lugar del 6% hubieses logrado una rentabilidad del 8%, que puede parecer mucho pero es menor a la rentabilidad histórica media de la bolsa, al jubilarte tendrías un millón de euros.

¡1 millón de euros ahorrando solo 200 euros al mes!

Es la magia matemática del interés compuesto. Las cifras parecen tan descabelladas que a la gente les cuesta creerlas. Sin embargo, son como son: matemáticas, exactas e incuestionables.

Cuatro son las variables que pueden ayudarte a ver crecer tu dinero:

  • El capital inicial, que es la cantidad de dinero que inviertes inicialmente. Puede ser 0 euros si solo dispones del fondo de emergencia.
  • Las aportaciones periódicas que hagas a tu inversión: mensuales, anuales… Da igual. Lo importante es que sean constantes. En nuestro ejemplo serían los 200 euros mensuales.
  • La duración de la inversión. Cuánto antes empieces a invertir, mucho mejor. La diferencia entre empezar a invertir a los 20 o a los 30 es brutal, ya que en el primer caso el interés compuesto tiene mucho más tiempo para trabajar.
  • La rentabilidad anual, que representa la plusvalía que obtendrás por tu inversión y que debes reinvertir en todo momento.

Veámoslo con otro ejemplo. A sus 32 años, Alberto tiene 20.000 euros ahorrados (desembolso inicial) y una capacidad de ahorro de 400 euros mensuales (aportaciones periódicas). Si consigue una rentabilidad media del 8%, a los 67 años tendrá casi 1,2 millones de euros.

¿A que suena bien?

Ya te lo dijimos en el titular: la inversión es la 8ª maravilla del mundo. Si entiendes cómo funciona y estás dispuesto a hacer un pequeño sacrificio ahorrando cada mes parte de tu sueldo, puede ayudarte a ganar MUCHO dinero.