micropréstamo

Diferencias en el cálculo de intereses de un micropréstamo y un crédito tradicional

La situación económica en España está mejorando, pero la banca aún no confía en una total recuperación financiera. No resulta una tarea fácil que nos concedan un crédito y la lista de requisitos resulta interminable.

Una solución para obtener dinero de una forma rápida y segura son los micropréstamos. Este producto resulta mucho más accesible que los tradicionales préstamos bancarios, aunque es necesario conocer las diferencias para calcular el tipo de interés de un micropréstamo frente a un crédito bancario.

micropréstamo

Los micropréstamos son un tipo de préstamo personal que se caracteriza porque son fáciles de conseguir, incluso por teléfono o desde tu ordenador, y no requieren tantas condiciones como exigen los bancos. Únicamente resulta obligatorio ser mayor de edad y no aparecer en ninguna lista de morosidad.

La cantidad que podemos solicitar cubrirá ese gasto imprevisto o será suficiente para darnos ese “capricho”. Resultará una buena forma de ahorrar al no tener que pedir créditos a un plazo mayor, o disponer de un dinero que tengamos “a plazo fijo” y que suponga pagar una penalización.

Los intereses o comisiones de un micropréstamo vendrán detallados una vez que completemos la solicitud de petición al igual que vendrá el tiempo de devolución, ya que irán en función de ello. En Vivus existe una promoción destinada a nuevos clientes, concediendo un crédito de hasta 300 euros a interés cero.

¿Por qué resulta más difícil calcular los intereses de un crédito bancario?

Los intereses de un micropréstamo se centran principalmente en la gestión y el tiempo de devolución. No obstante, los de un crédito tradicional dependen del tipo de crédito que pidamos y para qué. Ejemplo: para una vivienda, consumo, comprar un coche, etc. Según el objetivo del crédito tendrá unos intereses y unos plazos de devolución.

Si nos centramos en los préstamos personales la horquilla de intereses suele variar entre el 6% y el 14%, además hay que añadirle una comisión de apertura.

El banco nos pedirá, para concedernos un crédito, una serie de vinculaciones como disponer de una cuenta en la que domiciliaremos nuestra nómina y los recibos del hogar, también suele pedir la contratación de un seguro. Si no cumplimos estos requisitos, el interés que nos aplicarán será más alto.

En los créditos bancarios también hay que tener en cuenta la TAE, “Tasa Anual Equivalente” que nos dará una idea aproximada del interés anual que pagaremos por ese producto financiero.

Los bancos suelen cobrar una penalización cuando decidimos amortizar de forma anticipada un préstamo o cuando solicitamos una prórroga o aplazamiento para su devolución. Esto no ocurre, si aplicamos el mismo planteamiento, cuando se trata de microcréditos en el caso de la apertura, pero sí en el aplazamiento.

Como puedes ver el cálculo de los intereses de los micropréstamos y los créditos tradicionales es distinto puesto que se trata de dos productos totalmente distintos puesto que están indicados para situaciones diferentes.