Diógenes digital

Qué es la diógenes digital y cómo combatirla

Jean-Léon Gérôme pintó esta figura, la figura de uno de los filósofos cínicos más conocidos en nuestro tiempo: Diógenes de Sinope. Como buen heredero del pensamiento socrático, se dice que caminaba, todavía en horas de sol,  por las calles de Atenas con una  suerte de lámpara en busca de hombres virtuosos.  Despreciaba las riquezas, por esto sus pertenencias eran muy escasas. Tanto es así que cuentan vivían como un indigente.

[¿Necesitas una ayuda este mes? Solicita tu préstamo aquí

Dicho de otro modo, según Diógenes la felicidad del sabio está desprovista de bienes y lujos. Pese a esta escueta descripción del maestro Diógenes, tendemos a asociar el caos, la desorganización y la acumulación de objetos con el modus vivendi del filósofo. Así, en la actualidad, la persona que acumula compulsivamente objetos innecesarios sufre, por definición, el Síndrome de Diógenes. De este modo, no es difícil adivinar  a qué se refiere el Síndrome de Diógenes Digital, ¿no es así ? Aunque el verdadero problema es el cómo combatirlo.

diogenes

Publicidad, emails, eventos recomendados, etc. Somos víctimas de un bombardeo incansable de información ¿Dónde poner el límite? El Síndrome de Diógenes Digital define a aquella persona que acumula todo tipo de material multimedia: correos electrónicos, newsletters, descargas, etc. El caso más habitual es ese fenómeno al que nos enfrentamos todos los días: esa bandeja de entrada infinita, una bandeja sin fin, sin luz al final del túnel y que almacena e-mails que jamás leeremos.  

En primer lugar, pensemos en que hay que priorizar. El tiempo es limitado y todos desearíamos tener la capacidad de conocer, leer y asistir a eventos culturales sin límites. Lamentablemente,  nuestra historia tiene un principio y un final así que sólo podemos llegar a una conclusión posible: prioricemos y optimicemos el tiempo que pasemos frente al ordenador. Si consumimos información, escojamos con propiedad y conforme a nuestros intereses, si no habremos perdido unas horas valiosísimas navegando entre un océano vacío.

En segundo lugar, tras haber tomado conciencia del problema, conviene hacerse con unas herramientas infalibles: los lectores de RSS como Feedly o Scoop.it. Estos instrumentos os permiten recopilar  los artículos que provengan de vuestras fuentes seleccionadas previamente. De manera que ganaréis tiempo si establecéis buenos criterios de fiabilidad y definís vuestros perfiles. Asimismo, si hacéis uso de un “content curator”, vuestras búsquedas serán aún más precisas y más acordes a vuestros intereses ya que éstos se encargan de filtrar las noticias y la información centrándose en vuestras preferencias.

Además, cabe mencionar la función de otro instrumento interesante: Pocket. Esta opción ofrece la posibilidad de guardar algo que queréis ver más tarde y sin caducidad temporal. Tomaos el tiempo que consideréis necesario. Sin prisas, sin bombardeos de información superflua. Vosotros escogéis.